Piel Cambiada

martes, diciembre 04, 2007

Eran las ocho de la noche, del tres de diciembre

Eran las ocho de la noche del tres de diciembre. Mi día favorito, el cumpleaños de la Lore. Y caminaba en el coche, viendo las lucecitas prendidas de los troncos en medio de la carretera. Ya se huele navidad, y los gastos y las correderas... y los farolitos, y los alimentos especiales, pero mi mente iba pensando en otra cosa.

Mi mente viajaba al pasado, a un año antes, donde aun atemorizada y herida no sabía bien lo que me esperaba vivir los próximos 365 días que faltaban. En ese entonces tenia el aire limitado, mis pulmones no respiraban en libertad y la cabeza me daba vueltas, pensando con temor si podria o no dar los pasos que debía dar.

No es fácil vivir sola me decía a mi misma, no es fácil emprender una vida nueva luego de 17 años de estar cerca de una persona con la que había compartido todo. Y dejar al fruto de mi vida, con él, fue lo más duro que me tocó vivir. Era yo, la miedosa, la que no sabía volar con mis propias alas. Y sin embargo me atreví y lo intenté. Me di los tortazos consabidos. Las rupturas de cara que se esperaban y los traspies estuvieron en abundancia delante de mi... pero el frío viento que corría por la ventana y me pegaba directo en la cara, me hizo recordar, que ya había pasado el tiempo, y que si bien al principio temía y lloraba todas las noches, ahora me había fortalecido como nunca... era libre, soy libre!!!!!!! me dije.

Eran las ocho de la noche del tres de diciembre, hace dos días apenas y me di cuenta de que mi vida había dado un giro de 360 grados. Se me murió el miedo, el pesar, la nostalgia, y renació en mi un ánimo diferente. Un hambre por luchar y alcanzar, una actitud por lograr cosas que antes no había logrado. Eché en libertad las alas del corazón, de la mente y del cuerpo... y paseando aun por las calles de mi ciudad en la noche me dije... que se venga el próximo año... acá lo espero...
posted by Lorena Perez at 11:54 p.m.

0 Comments:

Publicar un comentario

<< Home