Piel Cambiada

martes, septiembre 11, 2007

¿te acordás patoja?

http://rebuildingyear.files.wordpress.com/2006/12/lemon-22.jpg

¿Te acordás patoja?
(Carta a mi prima Lucky, a 31 años de su muerte)

Te acordás patoja las tardes en el garage de tu casa,
cuando íbamos juntas a cortar limones, en el palo aquel
que estaba en el patio del vecinito que tanto nos gustaba
y nos metíamos en la parte trasera del coche de tu padre,
con cuchillo en mano y sin sal. Porque comer limones sin sal
era de las valientes, de las patojas bravas,
las cobardes le echaban sal. Y hacíamos la competencia
de todos los sábados la que frunciera una infima parte
de su rostro era hueca (afeminada)...

Te acordás patoja de las noches que nos pasabamos,
debajo de las sábanas de mi cama contándonos
de las historias de amor, aquellas que vos soñabas
y que yo me inventaba, pero que eran bonitas
porque siempre terminaban en ese dulce beso en la boca,
que aún no nosbhabían dado. Tu camisón rosado, lo recuerdo tanto,
porque yo quería uno igual, te mirabas tan bonita,
con ese pelo negro cayendote en los hombros y tus ojos cafes, grandes,
como de niña, de niña mujer y esos dos dientes blancos de conejo,
que siempre brillaban cuando sonreías.

Te acordás patoja de aquel sabado en la tarde,
cuando salimos a comprar tatuajes, para estar en la moda
y en la pila de mi casa, nos los pegamos por todos lados.
Debimos habernos visto ridiculas, pero nos sentíamos
tan hippies las dos. con esas camisas amarradas, en la panza,
justo arriba del ombligo, porque "de plano"
se nos tenía que ver el ombligo... si no, no tenía chiste,
y nuestras minis de lona y las sandalias
sicodelicas... todas unas hippies, con tatuajes de los picapiedras
en la mejilla derecha.

Te acordás patoja de las corridas que nos pegábamos
cuando tocábamos el timbre de la casa de
aquella vieja, que nos caía tan mal. Y esa noche que estabas tan triste
porque sentias que era pecado lo que sentías
por mi hermano. Porque eran primos. Y de la vez que
me cai corriendo, y me levantaste.
Y de esa tarde cuando nos abrimos el dedo pulgar, e hicimos pacto
de sangre, porque si no éramos hermanas de sangre
nosotras, lo ibamos a lograr.

Pero de lo que no te acordás patoja, es de esa noche fatal,
cuando todos dormíamos y nos llegaron a contar
que vos, no ibas a llegar a tus quince años,
porque esa noche, de la manera más ridìcula te habían asesinado.
Lo que quizas no supiste es que llore como desaforada toda la noche,
y la otra y la otra, porque se me había ido mi hermana...
y como no te vi tendida, yo no te sentía muerta.
Lo que no sabes es que yo a mis doce añitos recien cumplidos,
quería ser como vos eras mi héroe, mi ídola y mi estrella.
La que yo quería perseguir. Pero te me fuiste.

Lo que nunca supiste, fue como lloraron,
los que decían que eras un problema. Y como tu partida
rompió definitivamente la vida y la familia, de la que vos formabas parte.
Asi que en mi corazón te digo todo esto, porque son tantas las cosas buenas
que recuerdo de vos que hoy es justo hacerte este homenaje.

Ya nos veremos algun día Lucky,
y alla nadie nos va a volver a separar.

besos

Lore 11.09.07
posted by Lorena Perez at 11:36 p.m.

0 Comments:

Publicar un comentario

<< Home