Piel Cambiada

miércoles, diciembre 15, 2010

Caroline: Angel de Ojos Azules

Si alguien ha de merecer un homenaje, eres tú... mi tía extranjera, quien nunca mediste lo que había que dar ni lo que salía de tu corazón. Tus manos laboriosas, tu sonrisa siempre afable, ese rostro ajado por los años... y el eterno "Lorenita".

Nunca tuviste un hijo biológico... pero nos tuviste a nosotros... quienes te amamos, y enseñamos a nuestras generaciones a amarte. A pesar de todo, a pesar del tiempo, no importando donde y con quien estuvieses tus últimos años, el recuerdo en nuestra alma se guardo intacto... La Tía Caroline, la mujer buena.

La que con sus manos preparaba cada nueva casa que alguien estrenaba. La que reparaba.. la que hacía cosas extraordinarias. La que ponía ese acento tan sencillo pero tan humano en nuestras vidas. Y ahora te fuiste...

Emprendiste ese camino, que solo te puede llevar a él. Al amor de tu vida, y por eso no te lloro. Te lloré si, cuando supe te habías quedado sola, cuando vi que entre brumas te fuiste perdiendo en la nada y tu memoria voló a la par de él. Cuando decidiste ya no vivir acá, sino en el recuerdo, me imagino, estuviste con él todo el tiempo, y ahora... si es así la cosa... ya están juntos otra vez.

No tengo palabras para expresarte mi homenaje. No puedo decirte cuanto significaste en mi vida, porque no encuentro una palabra que te honre y dignifique como fuiste... solo puedo decirte que en la sencillez de tu persona, encontré un gran ejemplo, que tu vida, aunque mucho tiempo en silencio y tras bastidores, habló a los mil vientos de lo que una verdadera mujer debe hacer. Que tu dulzura sobrepasó todos aquellos pastelitos y manjares que nos dabas cuando niños. Que tu sencillez... y tu quietud, fue bastión en mi vida.

No encuentro las palabras para describirte, solo se que fuiste un corazón dadivoso... una mano amiga, una ayuda incomparable... Caroline, si en esta tierra ya tenías ganadas tus alas de ángel... espero que en la otra vida, tu corazón encuentre al amado de tus días... y sigan esa historia de amor... que un día quedó inconclusa...

No encuentro palabras para honrarte... porque las terrenales quedan cortas... solo puedo decirte...

TE AMO.. y te amaré toda la vida...

Lorenita
posted by Lorena Perez at 7:54 a.m.

2 Comments:

Lore, un escrito muy sentimental y bonito.
Me parece fenomenal sentir agradecimiento hacia esas personas que sin ser nuestros padres, nos prestaron cuidados en alguna ocasión.
Que tengas un día muy agradable.

2:13 a.m.  

Gracias José, creo que mi misión está cumplida al leerte, pues pude transmitir lo que quería... un beso amigo, gracias por leerme

11:30 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home