Piel Cambiada

sábado, junio 24, 2006

ANTIGUA 2


ANTIGUA II
Solo existe una vía para conocer nuestro pasado
y es recorrer los lugares que han dejado vestigios
de las culturas que habitaron nuestra tierra,
en Antigua Guatemala, se conjuga un pasado
de conquista española y un presente de vida guatemalteca,
con colores y matices que se funden para
extasiar nuestra vista y confortar el alma...

Callejuelas llenas de historias, de amores y desamores
de encuentros y almas perdidas, de ánimas vagando,
de hombres de bien, recorriendo sus calles,
de caballos, carretas, sombreros y trajes de época colonial,
de bouganvilias, de atolito, de comida típica,
de antigueños de tradición, de iglesias y campanas,
campanas que cuentan una historia, una memoria...


Si yo pudiera abrir una ventana al mundo, seguro
le abriría esta, típica tradicional ventana antigueña,
del hierro forjado en la herrería, para hacer gala de ese
balcón, que encierra flores, flores que encierran gala,
gala que encierra orgullo, orgullo de un pasado y un presente
que a pesar del tiempo y las centurias..... nunca muere...


El farolito, el que el herrero hizo para decorar la calle
sobresaliendo del azul profundo, como profundo es el cielo
que cubre este lugar... Límites, sin límites, lo recorres,
lo vuelves a recorrer, y te das otra vez con la misma calle,
con la misma esquina, con el mismo farol, y vuelves
ensimismado cada domingo... para dar tu vuelta ciega...


Calles empedradas, callejones que contienen tanto
que contar, tanto que callar, secretos que se quedaron
enterrados en el tiempo, de amores imposibles,
de duelos de caballeros, de un pueblo valiente, que
recibió sin piedad el embate de la naturaleza,
del sonido de las herraduras de los caballos al recorrerlas
del sereno que noche a noche anunciaba que no había peligro
del aroma a kerosene, a farol, a candela...


La puerta vieja y desvencijada, el portón característico
de muchas de las edificaciones que aqui existen,
las paredes amarillas, las flores brotando...
hermosura total, ¿qué mas se puede pedir?


Y si tuviera que abrir una puerta,
esta sería la que abriría porque seguro que dentro
me esperaría el calor del hogar antigueño,
gente linda, gente noble, de corazón amplio
de almas bellas como lo son sus bouganvilias
blancas, fuchsias, amarillas, que adornan
con gala y con humildad las calles de esta
ciudad hermosa...


Pero la tradición también pesa, y en la Semana Santa
es imposible acceder a este lugar, sus alfombras de aserrín
son famosas a nivel mundial, como famoso es el tesón,
el arte y el amor que le ponen quienes las elaboran,
se levantan de madrugada para armarlas, y dedican muchas
horas para formar los bellos patrones que van surgiendo,
para luego, ser expuestas, y la procesión pasa sobre ellas...
efímero sueño de un día que desaparece físicamente,
pero que queda grabada en el alma de quienes
hemos presenciado ese milagro...


Y del color, ¡que puedo decir! que es algo
intrínseco, algo inherente a nosotros los guatemaltecos
que se expresa diferente en cada región
pero que salta a la vista, que es un sello de agua
que nos lleva marcados a todos lados donde vamos
que nos dice que somos... que existimos y que sobresalimos
somos chapines!!!! llenos de color y alegría...



Y de la laboriosidad de las manos guatemaltecas...
torrente de benditas obras de arte, que no se quedan
quietas, que pululan alrededor de esta hermosa ciudad
las cuentas de colores, los collares, las pinturas,
los joyeros, los trastecitos de barro....
Antigua Guatemala, lugar bello, lugar que vale la pena
conocer, explorar y vivir...

All photos © 1998-2004 Abe Kleinfeld unless noted otherwise
posted by Lorena Perez at 6:50 a.m.

0 Comments:

Publicar un comentario

<< Home